BLOG

¿Por qué AMLO no debe cantar victoria?

Los resultados de las encuestas que se han presentado en las diferentes redes sociales a lo largo de la contienda electoral, podrían caer en un limbo de especulación. A pesar de que la base y justificación de las diferentes metodologías de las casas encuestadoras son válidas, existen otros factores que no se están tomando en cuenta desde el punto de vista de un Investigador, ya que el análisis refleja el tamaño de la muestra y el tiempo en el que se recaba la información, tanto por personaje como por partido y lo pondera.

Eso es muy válido, solo que el “Tiempo” en el que se están llevando a cabo los estudios, son para las preguntas de intención de voto, preguntas fuera de lugar o “fuera de momento”, justificación estadística y metodológicamente. Esto debido a factores que en el diseño de cuestionario y diseño metodológico también influyen en el resultado y no se están tomando en cuenta para analizar, por ejemplo:

Nivel de reconocimiento: Tomando como base las últimas elecciones y sobre todo el nivel de prostitución al que se han llevado las encuestas en los anteriores ejercicios electorales, los entrevistados cada vez desconfían más de las encuestas, y por consecuencia, al orillarse a dar una respuesta efectiva y no tener una preferencia útil (voto duro) para algún partido, se decide por el personaje más conocido, y vaya que AMLO es el más conocido. Esto debe de equilibrarse en el momento que las campañas formales inicien, lo que sí es cierto, es que AMLO tiene la delantera en el nivel de reconocimiento.

Es por ello que la pregunta de intención de voto de Partido-Partidos se convierte en el resultado más relevante para medir un nivel de preferencia y/o aceptación. Cualquier resultado de intención de voto donde se incluya el candidato debe de considerar hacerlo solo con las personas que “Sí lo

conocen” o se definan por un partido u otro. (¿Qué porcentaje de las personas de las que conocen a AMLO votarían por él?) Esto sería la verdadera preferencia.

Método de elección del encuestado: Debemos suponer que los estudios que han publicado los diferentes medios hicieron la debida elección del

sujeto en base a un comportamiento normal de la población electoral, de no ser así, no podemos hablar de representación sino solo de la opinión de un grupo no representativo. Por lo que emitir una opinión de intención de voto debe considerar validar la seguridad de estar representando a la población universo en sus debidas proporciones.

Filtro 1: En nuestra experiencia, el Filtro 1 es tomar en cuenta a las personas que “Sí” están seguros de ir a votar en la próximas elecciones, de lo contrario las respuestas terminan siendo de nuevo mera especulación de opinión y contaminación de medios. El Filtro 1.1 sería si ya decidió su voto.

Toda encuesta debe de referenciar este resultado, ya que estos son unos de los factores más decisivos de representación de información en preferencias. Esto es un riesgo, ya que si estamos forzando la respuesta hacía un candidato, vuelve a caer principalmente en el más conocido (¿Qué tan probable es que vote en las próximas elecciones? ¿Ya decidió por quién votar?) y si se filtra al entrevistado (Filtro 1 y Filtro 1.1) se estaría trabajando con una intención real de voto. 

Método de recolección: La seguridad de la información personal y la privacidad (voto secreto) son factores que se deben tomar en cuenta, tanto en la redacción de la pregunta como en el método de elección de preferencia, en nuestra experiencia ha resultado mejor hacer un ejercicio de simulación de voto (urna móvil o urna digital) donde el encuestado no se entere de la elección del encuestado, esta práctica facilita que la respuesta sea más real que preguntar directamente. (¿Qué método de recolección están utilizando los encuestadores en las distintas casas encuestadoras?).

En conclusión, la base y justificación estadística de las diferentes encuestas publicadas puede ser adecuada, inclusive validada por el INE.

Lo que no es adecuado, es el momento en el que se presentan los datos, sin duda AMLO tiene una ventaja en reconocimiento sobre los demás candidatos pero esto como ya lo expusimos, no significa tener una ventaja real de la intención de voto. Tendríamos que analizar más a detalle las encuestas que se publican tomando los factores antes expuestos.

¿Ahora podemos decir que AMLO va arriba en la preferencia electoral? Yo creo que aún “NO”.

JS.

Kolaso is a design studio founded in London and expanded our services, and offering solutions Worldwide.

Open chat
Comunícate con nosotros
Powered by